Una reflexión sobre la educación


Estos días lo que mas escucho tanto en la radio como en la televisión son las protestas del colectivo de maestros por los recortes en educación (aumento de horas semanales, reducción de maestros por centro, y los recortes salariales…) Unos hablan que si los maestros son unos vagos, otros que son poco solidarios…. Y tanto Administración como el colectivo de maestros están enzarzados en una guerra que es probable lleve a una huelga.

Pero como madre de dos niños en edad escolar y educadora social me resulta extraño las pocas declaraciones de padres/madres opinando sobre un tema que, bajo mí entender, es de gran importancia tanto a nivel escolar como familiar.

La educación es la base de un país, los pilares sobre los que se construirá el futuro, y la figura del maestro siempre ha sido respetada tanto por los alumnos como por los padres. Ahora escuchamos noticias sobre agresiones a maestros, por parte de los alumnos como de los padres. Incluso en los medios de comunicación personas muy influyentes desprestigian la labor del docente reduciéndola a una simple suma de horas trabajadas, simplificando de manera impune un trabajo que no termina con el día, sino que continua en casa con la corrección de exámenes, y en la mente aquel alumno/a que ha llegado tarde con mala cara, o que no trae los libros porque sus padres no han podido comprárselos por falta de recursos, o ha llegado con algún moratón y no quiere hablar, o su madre se está muriendo de cáncer y no hace otra cosa que pegarse con sus compañeros en el patio.

Con esto quiero decir que un maestro es la extensión de los padres pero en el colegio ya que si mi hijo está enfermo , es el maestro/a el que me avisa para que lo lleve al médico, si su comportamiento no es el adecuado lo llama al orden. Es decir no solo son contenido didácticos y lecciones magistrales lo que los maestros enseñan sino valores, como el respeto, la tolerancia, el compañerismo, responsabilidad, disciplina…..Y entonces ¿qué les estamos enseñando nosotros, cuando callamos mientras agreden verbalmente al “maestro”?

¿Será este el camino para la tan nombrada “enseñanza de calidad”?

O por el contrario ¿estamos presenciando el fin de la enseñanza pública?

Creo que si tenemos mucho que decir los padresy madres.

Artículo escrito por
Maria del Carmen Marín Gimenez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Presentación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s