Me llegó en un correo esta “Carta de Forges”


Escribe Forges:

“Quizás ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana.

Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros.
Mediocre es un país que se preocupa más por el fútbol que por la política. Hemos visto las calles llenas de televisiones y, montones de personas absortas viendo cómo unos millonarios dan una patada algo que no nos traerá progreso alguno, y gritamos ante un gol, como cortos adolescentes. Antes, los hombres; hoy, también las mujeres. Claro, esto es integración; ¿integración, igualdad…?
Dijo Gandi: si los hombres prestasen tanta atención a la política como al fútbol, otros gallos nos cantarían.
Somos mediocres.

Somos mediocres porque hay un principio que dice la unión hace la fuerza, y en España cada individuo está añorando un Estado para él solito. Porque cada Español se siente más listo, más inteligente, más culto, más trabajador, más rico, menos pobre, con más ideas que su vecino. Y esto es un error de dimensiones enormes. Pero ¿por qué?

Porque tenemos unos políticos periféricos que no ven mas allá de sus narices -bueno de sus sillones-. Claro está, disponen para ello de un pueblo fácil de meter al redil, por inculto políticamente a más no poder. Cuidado cuando estás leyendo esto. Cuidado contigo. Veamos: la izquierda no se sale de sus ideas por las historias que le han mal contado; las derechas porque creen demasiado en raíces y en ningún caso las fronteras son tan claras. En definitiva, necesitamos políticos que formen al pueblo con amplitud de miras y no con visión de sillón.

¡¡¡¡ Qué fácilmente nos manipulan !!!!!

Los políticos de izquierdas, cuantos más descamisados tengan, más posibilidades de votos obtienen; desgraciadamente es así. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.
–       Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
–       Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
–       Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
–       Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes, que eran brillantes en los 70 y 80, a la cola del mundo desarrollado.
– Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
– Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, pero que, sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo y pensar éste va de listo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de más mediocres para disimular su propia mediocridad y marginarán al brillante, porque no es tan mediocre como ellos, y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

FORGES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Presentación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s